Fin de Semana en Lisboa

Si tienes un fin de semana libre, tienes una escapada

económica, que te enganchará, y a la vuelta de la esquina.

Lisboa es más de lo que piensas y ofrece más de lo que esperas.

El Castillo de San Jorge la custodia con celo, que en una imagen nocturna es sinónimo de belleza.

No puedes perderte la Torre de Belén, antigua prisión.

 

El Arco Triunfal de la Plaza del Comercio, abierta al estuario del río Tajo.

La Plaza Rossio; la Avenida de la Libertad; Alfama, barrio de pescadores, el más antiguo de Lisboa. Debe su nombre a su origen árabe (Al-Hamma)

El elevador de Santa Justa, el funicular de la Gloria, que comunica con el Barrio Alto.

Y no te olvides de utilizar el tranvía, el medio de transporte más característico de la capital lisboeta. El 28 es el más célebre, y uno de los más antiguos de la ciudad.

Deléitate con su plato típico, el bacalao, cocinado de mil maneras, y con los pasteles de Belén, ricas tartaletas de crema. Mmmm, para chuparse los dedos!

 

 

 

 

 

 

 

¿Se acabó el fin de semana? Buena excusa para pensar en volver.