Torre de la Malmuerta

Según un documento del monarca Enrique III, que hace constancia de la existencia de la Torre de la Malmuerta, prueba que existió una torre albarrana[1] antes de 1404 en el mismo lugar que la torre actual, año en el que ésta se empezó a construir.

La Torre de la Malmuerta se sitúa en el barrio de Santa Marina, y para su edificación sirvió de inspiración la Puerta de Sevilla del Alcázar Viejo.

La torre está unida a una muralla mediante un arco de medio punto, y debajo del arco se encuentra el escudo del monarca Enrique III seguido de una inscripción.

Existen numerosas leyendas e historias relacionadas con esta torre. Según una leyenda, la torre fue construida por un moro hechicero que escondió un tesoro en el interior, el día en que un jinete galopando consiguiera leer la inscripción del arco, la torre se destruiría y éste conseguiría el tesoro.

Una de las leyendas más conocidas cuenta la historia de un caballero que se enamora de Clara de Herrera, una doncella mucho más joven que él, bella y bondadosa. Él decidió pedirle matrimonio y ella aceptó, a pesar de que las malas lenguas dijeran que ella solo se interesaba por la fortuna de su futuro esposo. Clara no solo enamoró al caballero, pues todos los hombres que la conocían no podían dejar de pensar en ella, y en la idea de que, cuando la doncella enviudase, el siguiente afortunado en casarse con ella se ganaría su amor y la herencia del anciano, el cual se daba cuenta de las intenciones de los demás hombres. Clara, consciente de los celos de su marido, decide dejar de lado su vida social, pero de nada le sirve, pues su marido de tantos celos se volvió loco y decidió pedirle ayuda a una hechicera. La hechicera le dio un brebaje y el caballero empezó a tener alucinaciones sobre su mujer engañándolo con otro, y decidido se fue a su casa y asesinó a Clara.

El rey Don Enrique III declaró que la joven había sido “Malmuerta” ya que fue asesinada sin motivo, ordenó quemar en la hoguera a la hechicera y condenó al anciano a construir una torre en el lugar de los hechos, que se llamaría “la Malmuerta”, y fue sentenciado a vivir allí hasta su muerte.

[1] Torre separada de la muralla o edificación, que está unida a esta mediante un arco o puente. Se construían en zonas estratégicas para evitar los ángulos muertos y como defensa.

La leyenda más famosa sobre este monumento cuenta lo siguiente:

Don Fernando Alonso de Córdoba era un noble rico que se casó con doña Beatriz de Hinestrosa, también rica, noble y muy hermosa. Su amigo, el rey de España, don Juan II le mandó como regalo de bodas un anillo de mucho valor, y él se lo dio a su esposa para que lo guardase. Un día don Fernando tuvo que ir a la Corte, las gestiones se retrasaban más de la cuenta y ya llevaba fuera de su casa medio año, así que su primo el Comendador don Jorge de Solier decidió ir hasta allí, para ayudarle y servirle. Don Fernando se lo presenta al rey y éste descubre que el primo luce en su mano el anillo de boda que le había regalado a don Fernando, se lo cuenta a este y empezaron sus sospechas sobre su primo y su propia esposa.

Don Fernando volvió de la Corte y organiza una cacería en el pueblo de Trassierra, invita a nobles y amigos y advierte que su primo Jorge da muchas excusas para no ir. Convoca el evento para varios días, pero en realidad don Fernando y sus amigos no asisten. El segundo día de su ausencia se hace una gran fiesta en los jardines de su palacio y allí está doña Beatriz de Hinestrosa, la anfitriona. Don Fernando lo ve todo escondido entre los árboles, pasa la noche y cuando ya se fueron todos y doña Beatriz estaba con su amante Jorge en su habitación, don Fernando les siguió sigilosamente, esperó un tiempo y luego entró de golpe en la habitación viendo cómo era engañado. De repente le cortó a Jorge la mano donde llevaba el anillo y lo decapitó sin piedad, luego atravesó a doña Beatriz varias veces con su espada hasta que murió. Debido al escándalo acudieron los criados y las doncellas y a todos fue matando uno a uno ciego de rabia y dice la historia que además de su mujer, sus primos los Comendadores, las doncellas y criados, también mató a Rodrigo, su esclavo confidente y hasta sigue la historia diciendo que quitó la vida “a su querida mona y a un papagayo”.

Algunos autores dicen que don Fernando, ensangrentado y fuera de sí, cerró las puertas y se fue a Santa Marina y le entregó las llaves al sacerdote para que se les diera sepultura a las víctimas.

 

Don Femando se marchó a Antequera para acogerse al fuero de los homicidas y allí permaneció el tiempo que requería la ley para ser perdonado por el rey. Cumplió con su deber y el rey le permitió volver a Córdoba, allí le ordenó el rey levantar una gran torre cerca de la vieja muralla en el barrio de Santa Marina, don Fernando asintió pero a la vez que construía la torre hizo un túnel desde su palacio a la fortaleza por debajo de las casas del barrio, de esta manera podía vivir y dormir en su casa al tiempo que evitaba la prisión en la torre.

Cuando murió el rey, don Fernando terminó la torre y quedó liberado, se volvió a casar y vivió feliz. Pero según la leyenda se cuenta que don Fernando estaba condenado a morir en la torre y que en ella sería ajusticiado cuando terminase de construirla y que por eso no la acababa nunca. Ese era, dicen, el castigo que le impuso el rey por haber matado a doña Beatriz de Hinestrosa, de tan mala manera. Ella es y seguirá siendo la Malmuerta, y la torre octogonal y oscura de la muralla su eterno recuerdo.

Foto hecha desde el autobús turístico City Sightseeing

 

 

 

Los 8 monumentos más visitados de España

A Continuación publicamos una lista de monumentos que más visitas tienen cada año en nuestro país, desde la Catedral de Santiago de Compostela a la Mezquita-catedral de Córdoba.

  1. Basílica de Nuestra Señora del Pilar (Zaragoza)

La Basílica se encuentra en Zaragoza, al lado del río Ebro, y es de estilo barroco. Dentro se encuentra la virgen sobre un pilar hecho de jaspe que mide 1’70 metros de altura, este pilar simboliza la columna de fuego que guió a los israelitas por la noche en el desierto, según la Biblia.

  1. La Sagrada Familia (Barcelona)

Es una basílica católica que diseñó y comenzó Antonio Gaudí en 1882, y que a día de hoy sigue en construcción. Es de estilo neogótico y orgánico, y se dice que es un Templo de estructura perfecta, consiguiendo unir lo armónico y lo estético.

  1. La Alhambra (Granada)

Es una ciudad palatina amurallada de origen árabe. Es considerada símbolo de la ciudad granadina y se encuentra en la colina de la Sabika, al lado del río Darro. En ella se pueden ver los palacios, la Alcazaba, la medina, los jardines del Generalife y la Rauda, también conocida como el Cementerio Real.

  1. Catedral de Santiago de Compostela (Coruña)

La Catedral se construyó en el lugar donde se encontró la tumba del apóstol Santiago, y es de estilo románico y barroco en su conjunto. Existen numerosas leyendas sobre la catedral, y constituye un destino muy importante dentro del turismo religioso.

  1. La Mezquita-catedral (Córdoba)

Se sitúa en el casco antiguo de Córdoba, donde antes se encontraba una basílica visigoda, y reúne los estilos islámico, gótico, renacentista y barroco. Se empezó a construir en el año 785, pero se hicieron diversas ampliaciones por orden de los emires de la ciudad y también tras la reconquista cristiana.

  1. Catedral de Santa María (Sevilla)

Es de estilo gótico y es de las más grandes de todo el mundo, después de la basílica de San Pedro y la catedral de San Pablo. La Giralda es la torre de la Catedral, y fue la más alta de toda España durante varios siglos, además de ser muy conocida por compararla con la Torre de Pisa y el Big Ben.

  1. Real Alcázar (Sevilla)

Es un palacio que contiene distintos estilos de arquitectura debido a su antigüedad y a que ha pasado por las distintas culturas que han convivido en la ciudad. Sus patios que más destacan son el Patio de las Doncellas, por sus arcos y zócalos, y el Patio de las Muñecas, por sus columnas y capiteles.

  1. Palacio Real (Madrid)

Es residencia oficial de los reyes de España, pero actualmente se utiliza para actos y ceremonias y acoge visitas turísticas. Fue reconstruido tras el incendio del antiguo Real Alcázar, en el que se quemaron las obras de arte de grandes pintores. En 2017 se abrieron al público las grandes cocinas.

Más información sobre como poder conocerlos, www.viajomas.com