Sobre Séneca

 

 

 

Lucio Anneo Séneca, nació en Córdoba, 4 a. C. , llamado Séneca el Joven para distinguirlo de su padre, fue filósofo, político, orador y escritor romano, y también fue cuestor, pretor y senador del Imperio romano durante los gobiernos de Tiberio, Calígula, Claudio y Nerón, donde se convirtió en el principal orador del Senado.

 

 

Sobre su muerte, el historiador Tácito cuenta que Nerón le envio una misiva notificándole su condena a muerte, sabiendo que un patricio como Séneca no esperaría la ejecución, sino que se suicidara tras recibir la condena a muerte.

Cuando Séneca recibió la carta, pensó con calma la situación y pidió permiso para redactar su testamento, el cual le fue negado, pues la ley romana preveía que todos los bienes del conjurado pasaran al patrimonio imperial.

 

 

Conociendo que Nerón actuaría con crueldad sobre él, decidió abrirse las venas, cortándose en los brazos y las piernas. Su esposa Paulina le imitó para evitar ser humillada por el emperador. Séneca, al ver que tardaba en morir, le pidió a su médico Eustacio Anneo que le suministrase veneno (cicuta), el cual también bebió.

Al suicidio de Séneca lo siguieron, también, sus dos hermanos y su sobrino Lucano, adelantándose de esta manera a la venganza de Nerón que pronto recaería también sobre ellos.

El cuerpo de Séneca fue incinerado sin ningún tipo de ceremonia, tal como lo dejó reflejado en su testamento, escrito en sus tiempos de riqueza y poder, cuando pensaba en sus últimos momentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *